fbpx

España y Argentina tienen diferentes marcos impositivos y es mejor tener claro cuándo y cuánto hay que pagar de impuestos si vive en un país, pero tiene ingresos en el otro. En este post explicamos los cinco casos más comunes de situaciones impositivas que un argentino puede encontrarse en su relación con España.

El sistema impositivo español es complejo y el incumplimiento de obligaciones tributarias es un asunto serio. Aconsejamos asesorarse con especialistas en derecho impositivo español. Cuando se trata de montos significativos, es mejor informarse bien antes que tomar decisiones que luego no tienen vuelta atrás. En nuestro despacho, por honorarios de 100€ se puede realizar una consulta de una hora sobre cuestiones muy concretas, sin entrar en cálculos exactos.

La relación impositiva entre Argentina y España está regida por el Convenio para evitar la doble imposición. Como su nombre indica, no se cobrará dos veces el mismo impuesto. Pero se cobrará un impuesto que no existe en un país y sí en el otro. Además, el convenio tiene entre sus objetivo prevenir el blanqueo de capitales.

 

Caso 1: Traer dinero de Argentina

La consulta impositiva más habitual que recibimos es de argentinos que viven en España y tienen dinero en Argentina que quieren traer, pero no saben si deben pagar impuestos en España.

Si el dinero que se quiere traer a España ha sido declarado en Argentina y se pagó los impuestos correspondientes, no se deberá pagar esos mismos impuestos al traerlo a España. Para eso se hizo el Convenio, para evitar la doble imposición. Pero si en España hay un impuesto que en Argentina no existe -y por lo tanto no se pagó- es posible que haya que pagar al traerlo a España. Y esto dependerá de cuál ha sido el origen de los fondos.

 

Caso 2: Emigrar a España con dinero

Para los argentinos que emigran a España la tributación es diferente. Como todavía no son residentes no pagan impuestos en España, por lo tanto el dinero que traen consigo para establecerse no tributa.

Pero como parte de la normativa internacional para evitar el lavado de capitales, el Estado español puede bloquear en forma preventiva el dinero cuando es transferido a un banco español, hasta que se demuestre el origen de los fondos. Una vez que se prueba que no es dinero en negro, que fue declarado en Argentina y pagó impuestos, se podrá disponer de él.

No está permitido ingresar a España por persona más de 10.000 euros, contando todo tipo de divisas y cheques al portador. Por lo tanto los argentinos que emigren a España y dispongan de cantidades superiores deberán hacer transferencia bancaria de su banco argentino a una cuenta suya en España.

Es importante que el movimiento del dinero se haga antes de ser residente en España, porque en caso contrario se deberá tributar.

 

Caso 3: Vivir en España con patrimonio en Argentina

Los residentes fiscales en España deben declarar ante la Hacienda española todo patrimonio en el extranjero que supere los 50.000 euros, independientemente de que genere ingresos o no. Las multas por no declarar ese patrimonio (inmueble, efectivo, acciones, bonos, etc) son muy altas: hasta el 150% del patrimonio no declarado. Los bienes no declarados se consideran una ganancia patrimonial no justificada.

Declarar ese patrimonio no implica necesariamente que haya que pagar impuestos por él. Eso se verá en cada caso, según el origen del dinero y si generó rentas o plusvalías.

La declaración del patrimonio se debe hacer desde el momento en que se recibe, o cuando se obtiene la residencia en España, si el patrimonio ya se tenía en Argentina. Si se declara años más tarde, en un intento por “blanquear” la situación, se aplicará la multa.

 

Caso 4: Vivir en España, cobrar en Argentina

Éste es el caso de los residentes fiscales en España con rentas procedentes de Argentina. Ser residente fiscal en España conlleva la obligación de declarar los ingresos obtenidos en el extranjero y tributar por ellos si corresponde. Eso incluye los alquileres de propiedades en Argentina, ingresos por trabajos a distancia o presencial esporádico, dividendos de acciones, y cualquier otro tipo de ingresos puntuales como herencias. La cantidad a tributar por estos ingresos dependerá de cada caso y deberá ser estudiada detenidamente

Si, de todas maneras, se decide no declararlo y traerlo a España, hay que ser consciente de que es dinero que no se puede justificar.

Si Hacienda considera que una persona reside más de la mitad del año en España, aunque no tenga permiso de residencia, le aplicará las normas de tributación como si fuese residente fiscal. La residencia fiscal es un hecho empírico, no depende de lo que diga el DNI.

 

Caso 5: Vivir en Argentina, cobrar en España

Esta situación no es tan común como la anterior, pero sí que hay casos. Por ejemplo, los argentinos que vivieron en España y compraron una propiedad, pero luego volvieron a Argentina y la dejaron alquilada. En este caso, se debe pagar igual que si se viviera en España. No se tributará menos por vivir en Argentina. Incluso, la Agencia Tributaria controla más a quienes viven en exterior, porque el riesgo de que no pague impuestos es mayor. Por ejemplo, si una persona vive en Argentina y vende una propiedad en España, el escribano español retendrá el 3% del monto en forma preventiva por los impuestos que deben pagarse.

 

Hay más casos, pero son menos comunes. La relación impositiva de los argentinos con España se encuentra mayoritariamente entre los cinco casos explicados.

El sistema impositivo español es complejo y es conveniente estudiar cada caso particular con detenimiento. No es por vendernos a nosotros mismos, pero reiteramos una vez más la conveniencia de buscar asesoramiento. Si prefiere consultar a otros abogados especializados, no hay problema. Pero hágalo. Los impuestos no son un tema en que la valga la pena ahorrarse honorarios de una consulta.

 

contacto@mbtabogados.com